Salud Doctiplus

Los temas más relevantes de salud

domingo, 11 de octubre de 2020

Hidrocefalia

Cerebro

La hidrocefalia (término que deriva de las palabras griegas «hidro» que significa agua y «céfalo» que significa cabeza) es un trastorno cuya principal característica es la acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo dentro del cráneo.

Esta se conocía antiguamente como "agua en el cerebro", aunque este líquido no es agua sino que es líquido cefalorraquídeo (LCR), un líquido transparente que rodea el cerebro y la médula espinal.

La acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo tiene como consecuencia una dilatación anormal de los espacios en el cerebro llamados ventrículos. Esta dilatación ocasiona una presión potencialmente perjudicial en los tejidos del cerebro, generalmente el aumento del líquido en los ventrículos cerebrales es producido por la obstrucción de los conductos situados por debajo del cerebelo.

El sistema ventricular está constituido por cuatro ventrículos conectados por vías estrechas. Normalmente, el líquido cefalorraquídeo fluye a través de los ventrículos, sale a cisternas (espacios cerrados que sirven de reservorios) en la base del cerebro, baña la superficie del cerebro y la médula espinal y, luego, es absorbido en la corriente sanguínea.

El líquido cefalorraquídeo tiene tres funciones vitales importantes:

  1. Mantener flotante el tejido cerebral, actuando como colchón o amortiguador.
  2. Servir de vehículo para transportar los nutrientes al cerebro y eliminar los desechos.
  3. Fluir entre el cráneo y la espina dorsal para compensar los cambios del volumen de sangre intracraneal (la cantidad de sangre que hay dentro del cerebro). El equilibrio entre la producción y la absorción de líquido cefalorraquídeo es de vital importancia. En condiciones ideales, el líquido es casi totalmente absorbido en la corriente sanguínea a medida que circula. Sin embargo, hay circunstancias que, cuando se hallan presentes, impedirán o perturbarán la producción de líquido cefalorraquídeo o que inhibirán su flujo normal. Cuando se perturba este equilibrio, se produce la hidrocefalia.

Síntomas y causas de la hidrocefalia
  • Vómitos
  • Mareos
  • Parálisis
  • Pérdida de la coordinación
  • Perdida de la conciencia
  • Hipersomnolencia
  • Visión borrosa
  • Irritabilidad
  • Incontinencia anal y urinaria

Esta enfermedad puede ser heredada o adquirida en una fase adulta, donde se dan más casos a partir de los 60 años. Las causas más frecuentes de la hidrocefalia son:

  • Una patología tumoral
  • Abscesos cerebrales
  • Traumatismos craneales
  • Infecciones en las meninges

Análisis y tratamiento

Estudiando el caso y los síntomas que producen en el paciente y gracias a una resonancia magnética cerebral se puede diagnosticar la enfermedad.

El tratamiento consiste en liberar la causa que produce la obstrucción del líquido cefalorraquídeo. También puede usarse una sonda para desviar a su flujo normal el LCR hacia el abdomen en donde puede reabsorberse, esta sonda se implantaría quirúrgicamente

Compartir:

Hidradenitis supurativa

Persona con lesión en la cara

La hidradenitis supurativa o hidrosadenitis supurativa (HS), (también conocida como acné inversa) es una enfermedad común de la piel (aunque raramente es diagnosticada). En esencia, se trata de un proceso inflamatorio crónico del epitelio folicular, caracterizado por la presencia de lesiones supurativas con distribución simétrica, cuya localización predominante es a nivel de las axilas, surco submamario (zonas bajo las mamas) e ingles. Las lesiones son recurrentes y se acompañan de dolor profundo e intenso. En definitiva, se trata de grupos de abscesos o "infecciones" tipo forúnculos subcutáneos (aunque algunas veces incluso están libres de bacterias). La enfermedad no es contagiosa.

Existen indicadores que orientan a una cierta base hereditaria entre ciertos grupos étnicos y otros que apoyan una base probablemente autoinmune. ​Los cultivos de material de muestras para estudios bacteriológicos arrojan frecuentemente resultados negativos​

Esta enfermedad no tiene actualmente curación, aunque sí tratamiento. Entre los diversos fármacos a emplear se encuentra actualmente en discusión el uso de diversos medicamentos biológicos, normalmente infliximab (Remicade) y adalimumab (Humira) que se utilizan también para tratar distintas enfermedades de la piel.

Susceptibilidad genética, tabaquismo, obesidad, fricción, una respuesta inmunitaria alterada y anomalías hormonales, entre otros.

Clasificación de severidad

  • Estadio I : Formación de abscesos (únicos o múltiples), sin trayectos fistulosos, ni cicatrización.
  • Estadio II : Abscesos recurrentes, únicos o múltiples, pero ampliamente separados, con formación de trayectos fistulosos y con cicatrices.
  • Estadio III: Presencia de múltiples trayectos fistulosos interconectados y abscesos que afectan a áreas enteras.

La mayoría de los casos se diagnostican en el estadio II de la Clasificación de Hurley, lo que evidencia el retraso habitual en su diagnóstico. Solo cerca de 1% de los pacientes progresan al estadio III.​

Cuando la lesión no responde al tratamiento clínico y se cronifica, puede ocasionalmente evolucionar a la malignización generando un cáncer de piel.

Compartir:

Herpes simple

Mujer con herpes

El herpes simple (del latín herpes y del griego ἕρπης 'reptar')​ es una enfermedad infecciosa inflamatoria de tipo vírico, que se caracteriza por la aparición de lesiones cutáneas formadas por pequeñas vesículas agrupadas en racimo y rodeadas de un aro rojo.

La enfermedad es causada por el virus herpes simplex (HSV en inglés) o virus herpes hominis, que muestra dos tipos.
El tipo I (HVS-1) que afecta cara, labios, boca y parte superior del cuerpo.
El tipo II (HVS-2) que se presenta más frecuentemente en genitales y parte inferior del cuerpo.
Actualmente no existe cura definitiva para el herpes. ​Sin embargo, hay varias formas de tratamiento disponibles para reducir los síntomas y acelerar el proceso de curación de las lesiones, tras el cual el virus persistirá de forma latente en el organismo hasta la reaparición del siguiente episodio activo.
Los tipos de herpes simple han de distinguirse del herpes zóster que es una entidad nosológica totalmente distinta.

El herpes debe su nombre al término griego herpein (ἕρπειν), que significa «reptar» o «arrastrar», haciendo alusión a la forma de serpiente de las lesiones cutáneas causadas por algunos de estos agentes infecciosos microscópicos.

Patogenia

El virus del herpes simple es un agente infeccioso común de piel, genitales y la mucosa oral y faringea en humanos. Puede causar úlcera corneales y queratitis. Ocasionalmente, en situaciones como inmunosupresión terapéutica, cáncer, alcoholismo, o grandes quemaduras, puede causar infecciones más peligrosas como neumonía.​

La infección con herpes simple por lo general ocurre por reactivación del virus endógeno del nervio vago o trigémino del hospedador.
El virus hace contacto con células de la piel por intermedio de receptores y ligandos específicos, tal como las células parabasales e intermedias genitales de la vagina y cérvix causando inflamación localizada. La inflamación se caracteriza histológicamente por células gigantes y multinucleadas, notable degeneración por englobamiento, edema y presencia de inclusiones eosinofílicas intranucleares denominadas Cowdry tipo A.5​ Por ser un virus citolítico, las células infectadas son destruidas produciendo como resultado pústulas y costras en la mucosa infectada. El virus tiene la capacidad de migrar a los ganglios de las raíces dorsales y posteriores pudiendo causar latencia.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza mediante la clínica y puede confirmarse con pruebas de laboratorio mediante cultivo (microbiología), polimerasa PCR, inmunofluorescencia directa o pruebas serológicas.

Tratamiento

Realmente no existe ningún tratamiento, que elimine por completo del organismo la infección por el virus de Herpes Simple (HSV en inglés) ya que, una vez que el virus entra en un organismo, permanecerá siempre en éste de forma inactiva con recidivas (reapariciones) ocasionales. Existen medicamentos que pueden reducir la frecuencia con la que aparecen los episodios herpéticos, la duración de estos y el daño que causan.

Es importante el tratamiento profiláctico ante la aparición de los brotes; contribuyen a que la recuperación sea rápida y que no se contagie a otras personas:

  • Mantener la parte infectada limpia.
  • No tocar, o tocar lo menos posible, las lesiones.
  • Lavarse muy bien las manos antes y después del contacto con las lesiones.
  • En caso de herpes genital, evitar el contacto sexual hasta que las erupciones se han curado completamente.
  • En caso de herpes labial, evitar tener contacto directo hacia otras personas con el área infectada, desde que los primeros síntomas aparecen hasta que las erupciones se han curado completamente.

El herpes simple suele responder al aciclovir tópico. Es aún más efectivo el aciclovir o derivados en tabletas por vía oral. Si las recidivas del herpes simple son muy frecuentes y afectan la calidad de vida, entonces se puede dar el aciclovir o valaciclovir por vía oral todos los días, lo que se conoce como terapia supresiva.

Compartir:

Herpes labial

Herpes labial

El herpes labial es causado por un virus muy contagioso llamado herpes simple (VHS). Existen dos tipos de VHS. El tipo 1 en general causa herpes oral o labial. Este infecta a más de la mitad de la población de los EE. UU. para cuando llega a los 20 años. El tipo 2 en general afecta el área genital.

Algunas personas no tienen síntomas de la infección. Sin embargo, otras desarrollan llagas dolorosas y desagradables. El herpes labial suele aparecer fuera de la boca o en los labios o alrededor. Cuando están dentro de la boca, en general es en las encías o en el paladar. No son lo mismo que las aftas bucales, que no son contagiosas.

No existe una cura para el herpes labial. Por lo general desaparece por sí solo en un par de semanas. Los medicamentos antivirales pueden ayudar a que sane más rápido. También pueden ayudar a prevenir su aparición en personas con brotes frecuentes. Otras medicinas pueden ayudar con el dolor y la molestia que causan. Estos incluyen ungüentos que adormecen las llagas, ablandan las costras o que las secan. Proteger tus labios con bloqueador solar también puede ayudar.

Compartir:

Herpes genital

Mujer con herpes genital

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual causada por el virus del herpes simple. Puede causar llagas en el área genital o rectal, nalgas y muslos. Puede contagiarse al tener relaciones sexuales vaginales, anales u orales con alguien que lo tenga. El virus puede contagiarse aún cuando las llagas no están presentes. Las madres pueden infectar a sus bebés durante el parto.

A los síntomas se los llaman comúnmente brotes. Las llagas aparecen usualmente cerca del área donde el virus ingresó al cuerpo. Las llagas son ampollas que se rompen y se vuelven dolorosas, para luego sanar. A veces, las personas no saben que tienen herpes porque no presentan síntomas o éstos son muy leves. El virus puede ser más grave en recién nacidos o en personas con un sistema inmunitario debilitado.

La repetición de los brotes es común, en especial durante el primer año. Con el tiempo los síntomas aparecen con menor frecuencia y son más leves. El virus permanece en su cuerpo para siempre.

Existen exámenes que pueden diagnosticar el herpes genital. No existe cura. Sin embargo, las medicinas pueden ayudar a disminuir los síntomas, reducir los brotes y bajar el riesgo de contagio a otras personas. El uso correcto de condones de látex puede reducir, pero no eliminar, el riesgo de contraer o contagiar el herpes. La forma más confiable de evitar la infección es no tener sexo anal, vaginal u oral.

Compartir:

Heroína

Heroína

La heroína, diacetilmorfina o diamorfina en su Denominación Común Internacional, es un opioide con propiedades analgésicas que también se utiliza de forma menos común como supresor de la tos y antidiarreico. Por sus efectos eufóricos, la heroína se utiliza como droga recreativa semisintética. Derivada de la morfina y originada a partir de la adormidera, planta de la que se extrae el opio, su administración frecuente y regular está asociada a la tolerancia y a una fuerte dependencia física. En algunos países se emplea en terapias en usuarios crónicos como sustituto de opiáceos en combinación con labores de asistencia y asesoramiento al paciente.

Administrada por vía intravenosa mediante inyección, la heroína puede ser entre dos y cuatro veces más potente que la morfina y es más rápida en comenzar sus efectos.​ La heroína ilícita suele presentarse en un polvo blanco mate al que se añaden diversos adulterantes.​ Una fracción importante de los consumidores de opioides, más de treinta millones de personas al año en todo el mundo según la ONU (2014),​ consumen heroína, la cual está relacionada con un efecto narcótico pronunciado, se clasifica dentro de las drogas depresoras del sistema nervioso central y se caracteriza por producir una dependencia psicológica y física intensa a un ritmo muy acelerado, siendo considerada una de las drogas más adictivas y dañinas.​

La heroína fue sintetizada por primera vez por Charles Romley Alder Wright a finales del siglo XIX, que consiguió aislarla gracias a la acetilación del clorhidrato de morfina, un producto obtenido de la adormidera. «Heroína» fue el nombre comercial que la empresa Bayer puso a la nueva sustancia, que la lanzó al mercado como sustituta de la morfina, creyéndola menos adictiva. A nivel internacional, la heroína está controlada por las Listas I y IV de la Convención Única sobre Estupefacientes y por lo general es ilegal su fabricación, posesión y venta sin licencia.​ Producida sobre todo en Afganistán y Birmania, está íntimamente unida al tráfico internacional de drogas y ha sido responsable de epidemias severas en varios países de Occidente durante el siglo XX. Afganistán produjo el 95 % del opio del mundo en 2012,​ y el 66 % en 2015,​ manteniéndose como el principal productor mundial de opio en las últimas dos décadas. Se ha registrado un aumento significativo de la oferta y la demanda a nivel mundial en los últimos años;​ en países como Estados Unidos el consumo de heroína se ha multiplicado en la segunda década del siglo XXI hasta convertirse en una verdadera epidemia.​

Compartir:

Hernia de hiato

Mujer con dolor

La hernia de hiato es una afección en la cual la parte superior del estómago se abulta a través de una abertura en el diafragma. El diafragma un músculo delgado que separa el estómago del tórax y ayuda a impedir que el ácido pase hacia el esófago. Cuando usted tiene una hernia hiatal, es más fácil que el ácido suba. El paso del ácido desde el estómago hacia el esófago se denomina reflujo gastroesofágico. El reflujo gastroesofágico puede causar síntomas como:

  • Acidez
  • Problemas para tragar
  • Tos seca
  • Mal aliento
  • Náusea y/o vómitos
  • Problemas para respirar
  • Daño en los dientes

A menudo, se desconoce la causa de la hernia de hiato. Puede ser por la debilidad de los músculos que la rodean. A veces, la causa es una lesión o un defecto congénito. El riesgo de tener este problema aumenta con la edad y son comunes en mayores de 50 años. También está en mayor riesgo si tiene obesidad o fuma.

Las personas descubren que tienen hernia de hiato tras hacerse pruebas por reflujo gastroesofágico, acidez estomacal, dolor de pecho o abdominal. Los exámenes pueden ser una radiografía de pecho, radiografía con contraste de bario o una endoscopía superior.

Si no tiene síntomas, no necesita tratamiento. Si los tiene, algunos cambios del estilo de vida pueden ayudar. Estos incluyen comer porciones pequeñas, evitar algunos alimentos, no fumar ni beber alcohol y perder peso. El médico puede recomendarle antiácidos u otras medicinas. Si eso no le ayuda, es posible que necesite una cirugía.

Compartir:

Acerca

Doctiplus SAS de CV empresa vinculada con los profesionales de la salud involucrados en la atención primaria, los cuidados de enfermería y la atención médica.

Doctiplus.com

Síguenos

follow us in feedly
Con tecnología de Blogger.

Buscar este blog

Archivo De Blog