Los atractivos beneficios de la semilla de chía en nuestra salud

Semillas de chía
La semilla de chía es uno de esos alimentos naturales que se han puesto de moda por sus numerosos beneficios, entre los que destacan los aportes de omega-3, fibra y calcio. La investigación científica actual ha permitido corroborar diversos beneficios que se le atribuyen a la semilla.

Beneficios de la chía

1. Contiene fibra
Por lo que es uno de los alimentos con más porcentaje de fibra, ideal para mejorar nuestra salud intestinal, además de colaborar en dietas hipocalóricas gracias a su considerable efecto saciante.

2. Regula los niveles de glucosa en sangre
La chía es muy rica en fibra. Se le denomina fibra dietética al conjunto de carbohidratos que poseen la característica de no poder ser digeridas ni absorbidos en el tracto gastrointestinal humano. Al no darse la digestión ni absorción en el intestino delgado, siguen su camino hacia el intestino grueso o colon, en donde cumplirán diversas funciones para nuestro organismo. Una de las funciones más destacadas de la fibra es la de ayudar con la regulación de los niveles de glucosa en sangre.

3. Reduce el colesterol
Los nutricionistas también recomiendan la semilla de chía por su capacidad para regular el colesterol en sangre.

4. Protección antioxidante
Gracias a su buena concentración en fenoles, el consumo de chía frena la actividad de los radicales libres, ayudando a reducir el envejecimiento prematuro de la piel y los tejidos musculares.

5. Mejora el tránsito intestinal
Su alto contenido en mucílagos (fibra soluble que aumenta de volumen en contacto con el agua) estimula el movimiento intestinal quitando el estreñimiento.

6. Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares
La fibra presente en la chía actúa sobre la absorción de los lípidos y el colesterol dietario. Esto es de especial relevancia puesto que se sabe que un exceso en el consumo de ácidos grasos saturados, trans y colesterol pueden conllevar a un desequilibrio del perfil lipídico en sangre, aumentado el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

7. Ayuda a controlar el hambre
La fibra dietética, además, cumple una función principal en la regulación del apetito. Las señales que regulan las sensaciones de hambre y saciedad están íntimamente ligadas a la velocidad del vaciado gástrico, pues a partir de esto se segregarán las hormonas que indicarán que es tiempo de para de comer y de ingerir alimentos nuevamente. La fibra, entonces, posee la propiedad de aumentar el tiempo de tránsito intestinal, logrando así que nos sintamos saciados por más tiempo.

8. Tiene función antioxidante
Distintos compuestos como la vitamina E y el Beta-sitosterol con capacidad antioxidante se han detectado en la semilla de chía. La acción conjunta de dichos compuestos, así como la elevada presencia de ácidos grasos de tipo omega-3, le otorgan a la semilla su alta capacidad antioxidante.

No hay comentarios.: